Badajoz Jacobea

Camino de piedras

CAMINO DE PIEDRAS El camino Mozárabe dibujado y narrado por sus piedras
Una propuesta de la Association des amis du Camino Mozarabe (París), Michel Cerdan y Pierre Gerbaux (escenógrafo)

El proyecto «Camino de piedras» asocia una exposición itinerante por el Camino Mozárabe y el sitio
web www.caminodepiedras.com.

Mediante la visita a la exposición o a este sitio de internet, este proyecto invita a andar por el Camino Mozárabe a Santiago siguiendo, admirando y acariciando sus propias piedras y escuchando lo que cuentan. Piedras nómadas, cada una en su posición geográfica exacta, que dibujan un largo mapa mineral, el mapa del Camino Mozárabe.
Piedras recolectadas por Michel Cerdan, el Peregrino Cangrejo
francés, en su Camino Mozárabe realizado al revés, de Santiago a Sierra Nevada, siguiendo los pasos de sus antepasados.

De septiembre a noviembre de 2015, Michel Cerdan llevó una piedra de lava blanca desde Albepierre (Cantal, Francia) hasta Güéjar Sierra (Granada, España) en memoria de sus antepasados: dos hermanos Cheyrouse-Rigal que emigraron en 1680 de esta aldea de la región de Auvernia para establecerse durante cinco generaciones en Sierra Nevada.

Michel Cerdan siguió un itinerario histórico, el Camino Mozárabe de Compostela a Granada, pero al revés de los peregrinos.

Más allá de una migración familiar, Michel recogió los testigos minerales de milenios de migraciones por este itinerario (tartesios, fenicios, celtas, romanos, visigodos, árabes, bereberes, cristianos, francos…), que siguieron la trashumancia, conquistaron, colonizaron, peregrinaron, pero que también emigraron, huyeron y se exiliaron, a menudo brutalmente.

En el camino, Michel ha recogido, indexado y geolocalizado docenas de piedras: humildes guijarros anónimos o sílex de los cazadores paleolíticos, piezas de pared de poblados neolíticos, mosaicos romanos, cerámicas árabes, ladrillos de palacios de conquistadores … Durante su extraña peregrinación, Michel, el Peregrino Cangrejo , fue acogido, alentado y guiado por socios de asociaciones jacobeas, académicos y pastores, activistas del camino, transformando un proyecto tan solitario como íntimo en aventura colectiva inesperada.